Analizador de espectroLa elección de la banda de frecuencias en la que va a trabajar nuestro radioenlace es una decisión fundamental durante la fase de diseño, pues entre otras cosas afectará al alcance del mismo y a la calidad de la señal recibida.

En determinados casos no existe la posibilidad de elegir las frecuencias de funcionamiento, pues nos vienen impuestas de antemano, pero en otros muchos casos sí que disponemos de cierto grado de libertad. En todo caso, y tanto si utilizamos bandas libres como aquellas que requieren licencia, debemos ser cuidadosos en el diseño e instalación para evitar que los equipos causen interferencias con otros sistemas o radioenlaces instalados previamente.

Resulta evidente la ventaja inherente a la utilización de una banda libre, aunque por contra existen más posibilidades de sufrir interferencias. En aquellos sistemas en donde no sea posible utilizar una banda libre, o bien prefiramos adquirir una licencia de uso con el consiguiente desembolso económico, nos veremos beneficiados por un mayor control de las posibles interferencias. En este caso, deberá asegurarse que los transmisores emiten a la frecuencia de canal adecuada y que las señales no exceden del ancho de banda máximo permitido. Para ello existe normativa al respecto que deberemos conocer.

En el caso de España, la atribución de bandas de frecuencia a los respectivos servicios radioeléctricos, así como las características técnicas que deben cumplir éstos en cuanto a potencias de emisión o asignación de canales, se recogen en el CNAF (Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias). El CNAF se compone básicamente de notas de utilización nacional (UN) que describen el uso que debe hacerse de las distintas bandas de frecuencia por cada uno de los servicios de radiocomunicación, con indicación a su vez de las canalizaciones a emplear para evitar interferencias.

En el informe técnico que redactemos a la hora de solicitar la licencia deberá incluirse la mayor cantidad de información posible. Entre otras, las coordenadas geográficas donde se ubicarán los transmisores/receptores, los diagramas de radiación de las antenas y su polarización, las potencias de emisión, la frecuencia central de los equipos transmisores y su estabilidad (posibles derivas en frecuencia de los osciladores con la temperatura), las emisiones espúreas fuera de banda, el ancho de banda de las señales a transmitir (ancho a −3 dB y factor de “roll-off”), el nivel de sensibilidad de los equipos receptores, etc.

Todos estos datos permitirán la estimación de posibles interferencias con sistemas o canales vecinos, facilitando el trabajo de la administración y a su vez asegurando el funcionamiento satisfactorio de nuestro radioenlace.

A continuación, a modo de ejemplo, describimos en detalle una de las notas de utilización del CNAF donde pueden apreciarse las especificaciones de canalización a las que hacíamos referencia con anterioridad . Los documentos completos pueden descargarse desde la página web del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio: CNAF.

Nota UN-61: Banda de 10 GHz

La banda de frecuencias de 10 a 10,7 GHz se utiliza para enlaces móviles de televisión (ENG) y servicio fijo punto a punto.

Para aplicaciones ENG, se dispone de la subbanda 1 (figura 1) que incluye 62 canales unidireccionales de 8 MHz de ancho de banda y cuyas frecuencias son:

fn = 9996,5 + 8n (MHz), con n = 1, 2, …, 62

Figura 1: Ordenación de la banda de 10 a 10,7 GHz (Nota UN-61 del CNAF)

Figura 1: Ordenación de la banda de 10 a 10,7 GHz (Nota UN-61 del CNAF).

Por otro lado, para el servicio fijo en las subbandas 2 y 2′ (figura 1) se aplicará la canalización indicada en la figura 2 según la Recomendación UIT-R F.747 para canales de 3,5 y 7 MHz. Las frecuencias de los distintos radiocanales vienen expresadas por las siguientes relaciones, donde fr = 11701 MHz:

Pasos de 3,5 MHz

fn = fr − 1200,5 + 3,5n (MHz), con n = 1, 2, …, 24

fn′ = fr − 1109,5 + 3,5n (MHz), con n = 1, 2, …, 24

Pasos de 7 MHz

fn = fr − 1204 + 7n (MHz), con n = 1, 2, …, 12

fn′ = fr − 1113 + 7n (MHz), con n = 1, 2, …, 12

Figura 2: Disposición de radiocanales (Nota UN-61 del CNAF)

Figura 2: Disposición de radiocanales (Nota UN-61 del CNAF).

Obsérvese en la figura 2 que los canales se clasifican en dos bandas y a su vez con dos orientaciones. Cada una de las bandas se utiliza para un sentido de transmisión, pues se trata de radioenlaces bidireccionales (dúplex). Así, por ejemplo, tendríamos que los canales 1-24 y 1-12 se emplearían para la “ida” mientras que los canales 1′-24′ y 1′-12′ se emplearían para el “retorno”. En cada uno de ambos casos, la separación entre los canales de ida y de retorno es de 91 MHz. Esta separación determina las especificaciones de aislamiento que deben cumplir los duplexores instalados en cada antena.

Por otro lado, la diferente orientación de los canales en la figura 2 (flecha hacia arriba o hacia abajo) indica que se utiliza diferente polarización (horizontal o vertical), con el fin de reducir las interferencias. El nivel de aislamiento, en este caso, vendrá determinado por los niveles de discriminación de la polarización cruzada de las antenas.

3 comentarios para “Bandas de frecuencia y canalizaciones”

  • 1
    Erick Lobo dice:

    Muchas gracias por compartir el conocimiento.

  • 2
    Fran Garcia dice:

    En Internet hay bastante información sobre radioenlaces en frecuencias no licenciadas pero en cambio es muy dificil encontrar información de diseño de radioenlaces en frecuencias licenciadas.

    La información que todavía no he encontrado es:

    ¿Cómo se elige la frecuencia para solicitar una frecuencia licenciada en un radioenlace punto a punto determinado?

    Gracias por este blog

    • 2.1
      Francisco Ramos dice:

      La frecuencia de trabajo debe elegirse fundamentalmente en función del alcance y capacidad requeridas, así como del tipo de equipos a emplear. A su vez, habrá que comprobar que esta banda de frecuencias permite el tipo de servicio que se desea implantar. Para todo ello, se debe consultar la normativa del CNAF.