Oakland County, MichiganSituado al noroeste de Detroit, el condado de Oakland es el segundo más poblado del estado de Michigan y creciendo. Con una mezcla de zonas rurales y suburbanas, la RCOC (Road Commission for Oakland County) ha sufrido serias dificultades para manejar este aumento de la población, dadas las limitaciones presupuestarias para la construcción de nuevas carreteras o la mejora de las existentes. Como consecuencia de ello, la congestión del tráfico se ha convertido en un problema habitual.

Para combatir este aumento de la congestión del tráfico, la RCOC instaló sistemas para el control adaptativo de los semáforos en los principales cruces e intersecciones. Estos sistemas utilizan cámaras que monitorizan el flujo de vehículos y que envían dicha información hasta unos controladores situados junto a la calzada. Inicialmente, estos controladores transmitían los datos por línea telefónica hasta un ordenador central, encargado de ajustar la frecuencia de los semáforos de acuerdo con la intensidad del tráfico. A pesar de que el sistema funcionaba correctamente, los costes de mantenimiento eran muy elevados. En concreto, el alquiler de la conexión de cable para cada intersección representaba $1000 anuales, lo que había que multiplicar por los 650 puntos de cruce instalados.

Por ello, la RCOC decidió estudiar otras alternativas tecnológicas y se optó finalmente por realizar una prueba piloto basada en la conectividad inalámbrica de los controladores situados en los semáforos de cada intersección empleando la solución wi4 de Motorola. El programa piloto se extendió a más de 15 cruces de semáforo, cubriendo una extensión de carretera cercana a los 10 km. La solución wi4 de Motorola se compone de enlaces fijos “backhaul” a 10 y 20 Mbit/s, así como conexiones punto a multipunto de alta velocidad en las modalidades LOS (Line of Sight) y NLOS (non Line of Sight).

Conectividad inalámbrica en los semáforos

Los controladores de estos sistemas de gestión del tráfico no suelen necesitar un gran ancho de banda, pero sí que se requieren latencias bajas (inferiores a 100 ms). Si el retardo entre el controlador de tráfico y el ordenador central es demasiado elevado, el sistema interpreta que se ha perdido la señal y reinicializa los semáforos a su estado por defecto. La tecnología wi4 proporciona latencias extremo a extremo en torno a 30 ms, por lo que cumple bien con las especificaciones.

Además de disponer de unas buenas prestaciones, el hecho de usar tecnología inalámbrica ha permitido la flexibilidad de poder instalar puntos de control del tráfico en zonas donde anteriormente no había sido posible, debido a dificultades geográficas o por el excesivo coste que suponía emplear otras tecnologías. A su vez, la disponibilidad de productos punto a punto y punto a multipunto en una variedad de bandas de frecuencia, proporciona el suficiente nivel de confianza para poder cubrir cualquier área de servicio.

Videocámara y conexiones inalámbricas

En resumen, el uso de tecnologías inalámbricas para el control del tráfico permite reducir considerablemente los costes de mantenimiento con respecto a otras tecnologías, además de proporcionar una buena calidad de servicio y una mayor flexibilidad en el despliegue. En la actualidad, las carreteras de Oakland son más seguras y eficientes, con una tasa de accidentes inferior a la mitad de la media del estado según la TIA (Traffic Improvement Association) y con un adecuado control en tiempo real del flujo de vehículos que a su vez ayuda a reducir las emisiones de CO2.

Vía | Motorola

Los comentarios están cerrados.